Seleccionar página

El 16 de agosto de 1815 nació Juan Melchor Bosco Occhiena en un humilde caserío de I Becchi, cerca de Castelnuovo, en el norte de Italia. Hoy, Don Bosco, como lo llamaron todos los chicos que frecuentaron sus oratorios, cumpliría 203 años y toda la Familia Salesiana lo recuerda y celebra su legado, vigente hoy en día.

Más de dos siglos después de su nacimiento, la vida y obra de Don Bosco continúan siendo fuente de inspiración para la labor que realizan los Salesianos en más de 130 países de los cinco continentes. No sólo están dedicados a los niños, niñas y jóvenes más desfavorecidos, sino que su testimonio ha logrado que miles de laicos se vinculen a la labor salesiana y, desde distintas áreas profesionales, contribuyan a la misión y sueño de Don Bosco: velar por el bienestar de los jóvenes y el de las familias más necesitadas.

La vocación de Don Bosco comenzó con un sueño. A los nueve años vio a muchos niños que se peleaban. Él intentó reconciliarlos entre sí, y al no poder, quiso recurrir a los golpes, pero se le apareció Jesús para decirle que ésa no era la manera de hacerlo. “Tienes que ganártelos con la mansedumbre y el amor”. También la Virgen se le apareció, y le dijo: “Toma tu cayado de pastor y guía a tus ovejas”. En ese instante, los niños se convirtieron en bestias, y después en corderitos.

A partir de ese acontecimiento, Don Bosco intentó atraer a los niños por medio de la diversión y la alegría. En ocasiones hacía acrobacias o trucos de magia para llevarlos a la iglesia. Al convertirse en sacerdote, se distinguió por su alegría para con los jóvenes, la cual lo llevaría años después a fundar la Congregación Salesiana, en honor de san Francisco de Sales.

Su experiencia de educación formal, libre y espontánea a través de lo que llamó oratorio festivo fue la primera obra estable de Don Bosco de la que nacieron las demás experiencias. Tiempo después empezó a dar alojamiento a los niños abandonados gracias siempre a la ayuda de su madre, conocida como mamá Margarita por todos los Salesianos.

Para que los jóvenes no tuvieran malas influencias del exterior decidió construir sus propios talleres de aprendizaje. Los dos primeros fueron inaugurados en 1853 y en pocos años ya tenía cuatro talleres, una imprenta, cuatro clases de latín y diez sacerdotes para atender a más de 500 externos.

El 18 de diciembre de 1859 nace la Congregación Salesiana con 17 miembros además de su fundador, Don Bosco. Entre todos decidieron organizar la congregación, cuyas reglas habían sido aprobadas por el Papa Pío IX. La orden creció rápidamente: en 1863 eran 39 salesianos pero a la muerte del fundador eran ya 768.

Don Bosco realizó uno de sus sueños al enviar sus primeros misioneros a la Patagonia y poco a poco los Salesianos se extendieron por toda América del Sur y el resto de continentes hasta estar presentes en la actualidad más de 130 países. Don Bosco murió el 31 de enero de 1888 y su canonización fue el 1 de abril de 1934.

En la actualidad, cerca de 15.000 salesianos educan a más de dos millones de menores y jóvenes y atienden directamente a más de 16 millones de personas en todo tipo de obras en el mundo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies